miércoles, 9 de abril de 2008

Cristina Villanueva

La siguiente

Ella había escuchado tantas historias de él sobre sus ex que ya no sabía si actuaba espontáneamente o si en realidad estaba representando un papel para quedar bien frente a la que la sucedería…

…………… * * *

Piedra negra
...a veces se descorre
la luz cae a raudales
o se cuela en pedacitos
La mujer no sabe
qué azar
la deja del lado de la sombra
o de la vida.

Paraísos de fecundación

vos en mí
incrustando raíces de brillantes
hasta quebrar esta violencia sucia
del mundo
vos en mí
desafiando la muerte
las heridas
vos en mí.

Cabeza de medusa

Asomada con mi enorme cabellera a la ventana del mar.
Entre las transparencias del agua y del aire veo subir un pájaro.
Nos amamos en el templo.
Siempre hacen los cuerpos un templo del sitio del abrazo
donde se vuelve a ligar lo desligado.
Él se enredaba en mí como en una interminable serpentina de algas.
Yo resbalaba en él hasta llegar al hueco del deseo
Después lo de siempre,
Poseidón me entregó indefensa.
Sembraron de serpientes mi cabeza.
No pude mirar sin volver de piedra lo que miraba.
Al final, como la de tantas mujeres, rodó mi cabeza.
Con un sueño de redes en el pelo.
Una mirada propia de luz que no se baja.
Y un abrazo de agua para la hoguera de las
OTRAS, de resplandecientes, estremecedoras…
cabelleras inadaptadas.

Cristina Villanueva – Buenos Aires

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
No hay camino para la paz, la PAZ es el camino.
Mahatma Gandhi

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

1 comentario:

  1. Bella poesía la de Cristina, por mometos sensual, en ocasiones lindando con lo erótico, siempre con una mirada femenina inteligente y tierna. Jamás cae en lo remanido. Aplaudo.
    Alicia Perrig

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner