jueves, 3 de enero de 2008

Simón Esain

Ano Nuevo '54

luna olvidadiza, ojo mutuo
¿no recordás que en Diciembre del '54 te vi
sonrojada y desnuda, abrazando un agujero negro, en el oeste?
nunca olvidaré la perversión de tu agonizar zafio
una mejilla abierta a cada lado, sin mirar hacia abajo
hacia nosotros, la familia
que huía del año viejo entre la cebadilla
iluminabas la pollera de nuestra madre
que extendía y plegaba su rumor delantero en el pastizal
la pollera apurada hacia la que todo se venía
fantasmal que abría y cerraba el rumor delantero sin hablarnos
voluntad con un toque de encía lunar matrimonial, pensábamos
nos llevaba de nuevo hacia la muerte
apenas terminada la celebración de nuestro modo de vida
y se apuraba bajo tu luz porque pisábamos
las cenizas del pasado caliente
que no debería estar ahí mañana temprano

para que el campo prosiguiera creciente
y su cocina madrugara reluciendo

y su hombre se emborrachara siempre en vano

De El momento de ahogarse

* * *

a la vuelta de mi casa
en el poste telefónico
con aerosol blanco
él
……le ha dejado un mensaje
………………………………………………………a ella
pero no dice
……………………………te amo
dice
…………Sole
………………………tengo miedo

De El momento de ahogarse

***
…………………………………………………………a Jorge Omar Altamirano

viaje hacia su corazón, si puede
viaje diariamente desde el amanecer, si puede
día y noche, si puede
imagine la cantidad de asuntos que encuentra en su camino
si es que le toca desandar el camino de cada día hacia su corazón

después de haber pasado la malanoche
en un banco de la estación de Colonia Alvear
caminé hasta la parada del ómnibus, mientras todos dormían
vi la pobre luz artificial todavía encendida
en los caños a la orilla del Ande
medio cielo empezaba a calentarse
es la primer imagen que aparece en el camino de ida
hacia mi corazón
es triste y no sé qué significa la luz de las lámparas
tal vez en ese momento alguien saliera de un velorio a fumar

supongo que en el centro del pueblo, y para mí también
la estatua de Alvear
iluminándose de igual manera, llena de melancolía, dice
el inicio de un discurso amnésico

…………………………………………………………………nosotros
…………………………………………………………………nosotros, lustradores del bronce

De El momento de ahogarse

Simón Esain - Reside en Chascomús

********************************************

Qué te he dado, lo sé. Qué has recibido, no lo sé.
Antonio Porchia


********************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner