lunes, 8 de octubre de 2007

Elisabet Amelia Cincotta

Tarde IV

Entre tanto bordear adioses
confunde la vida y la muerte
mientras camina
por el oriente sin saber
que el norte ya está cerca

de tanto zurcir momentos
entre apuros
llorar misterios y mentiras
no ve que el sol ilumina su rostro
y que el día le depara sensaciones

tarde la sombra perpetua la desorienta
………………………………………………………..no hay retorno

En vos

encontrarme en vos
en tu mirada bajo la piel
en la hosquedad del abrazo
transfigurar el tiempo en la palabra

permanecer en vos
sentada a la orilla del pensamiento
murmurante silencio
que encierra más que una vida

sobrellevarme en vos
con la pesada carga
de la arena que cae marcando
el próximo final de la estadía

refugiarme en vos
para que no duela
la pérdida……. ni la noche
me siembre de sombras
…………….y tus manos me guíen
…………….hacia los olivares del recuerdo

Dolor II

Y este dolor de niño
orfandad de tiempo que se va
no ser más que trozos de pasado
misterio cruel que se cierne

esta pérdida de pensamientos
en la oscuridad de alguna senda
silencio lúgubre
aurora incierta

temor a no ser más que nada
a representar menos que todo
ocultar la franja del recuerdo
en el olvido

desaparecer-ir-venir-sin una lágrima
vivir-morir-desgarrar la carne
no ser memoria en ninguna boca
ni cuerpo en ningún cadáver

no haber estado/no estar
-el sin sentido-
para qué haber existido
en todo ese lenguaje

Estos poemas pertenecen al libro Bordando la Despedida

Elisabet Amelia Cincotta – Buenos Aires
http://misretazosenpoemas.blogspot.com

********************************************

Esta historia es verdadera puesto que la he imaginado de principio a fin.
Boris Vian

********************************************

2 comentarios:

  1. Versos que tienen garra y espejos interiores.
    Me gustan.
    Víctor Hugo Tissera

    ResponderEliminar
  2. Gracias Víctor por tu siempre lectura
    Elisabet

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner