viernes, 3 de agosto de 2007

Irma Droz

Tinaja Mujer

En el antiguo silencio de cada vasija añera,
me parece adivinar tu corazón
………………………………………Madre Tierra.
El calor de tus entrañas está vibrando en el rojo
de cada tinaja niña que se arranca de tu vientre,
porque son ellas tus hijas
………………………………………Pacha Mama del silencio;
carne de tu misma carne, fruto eterno de tu suelo...
Tu hombre barro, el que te habita,
el que recibió el aliento de aquel Eterno Alfarero,
quiso acariciar tu piel
………………………………………y en esa caricia tierna
se fue moldeando el amor, hecho tinaja de tierra.
Tinaja Madre, que abriga un secreto hecho promesa
………………………………………depositado en su seno.
Sólo ella puede guardar los milagros de la tierra,
porque ha templado sus carnes
en el calor de la hoguera que enciende el amor eterno...
¡Yo soy Tinaja Mujer, desde el principio del tiempo!
que se ha moldeado en las manos
………………………………………del amor de mi alfarero;
aquél que hizo de mi tierra, surco fecundo en la siembra
y se fue tornando en llama, para templarme en su hoguera!
Por eso, hoy guardo un milagro muy adentro de mi seno,
que va curvando mi vientre, para albergar con tibieza
………………………………………este destino de hijo,
que ya está soñando el sueño de tinaja, madre tierra,
………………………………………o enamorado alfarero.


Hacia la luz

Rodaba la cuarta luna dando rumbo a mi esperanza
y hubo un temblor en mi vientre
…………………………………que se anudó en mi garganta.
¡Por fin se anunció el milagro!
Quise gritárselo al mundo:
¡Ya está aleteando mi niño...! ¡Mi niño ya está aleteando!
Todo mi cuerpo fue nido para proteger su sueño.
Mi corazón entibió cada rincón, con su sangre
y moderó sus latidos para poder acunarlo.
...Tierno cansancio me invade
…………………………………con esta tan dulce carga...

¡Qué hermoso será pequeño, adormecerte en mis brazos,
verte correr por la casa; crecer, entre risa y llanto...
Y qué difícil, tal vez, comprender tus travesuras,
tu natural desafío y tu apuro por ser “grande”...!
Quiero escribir en mi pecho,
las “setenta veces siete” que tendré que perdonarte.

Pero el momento ha llegado:
Nueve lunas se han cumplido y en mi carne ha madurado
este torrente de vida que está buscando su cauce.
...Y ya mi vientre se parte, como fruto de verano.
¡Qué feliz dolor es este, del hijo que está naciendo
…………………………………y pronto estará en mis brazos!
Creo que estallan mis sienes... pero ya escucho su llanto!
¡¡Vamos mi niño a la luz, la Vida te está esperando!!


La escritora ha tenido la gentileza de dedicar estos poemas a una persona pegada a mis afectos. Analía Pascaner

********************************************

Las cosas que importa más decir son aquéllas que muchas veces he creído que no debía decirlas porque me parecían demasiado evidentes.
Andre Gide (Extraído de El Regalador)

********************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner