miércoles, 6 de junio de 2007

Rodolfo Lobo Molas

Mucho tiempo…

Es mucho tiempo el tiempo
del olvido,
pero es más tiempo el tiempo
del silencio;
ese no estar, estando en los umbrales,
el no gritar
teniendo el alarido;
eso de andar sembrando para adentro
la plural agonía del exilio.
Es mucho tiempo el tiempo
de la lágrima,
pero es más tiempo el tiempo
sin latidos,
el corazón partido en las esquinas
y aquella ausencia gris
que es el vacío.


Cómo abrigar…

Cómo abrigar palomas con las manos
cuando están rotas
cansadas
desmembradas
de tironearle a la vida
jirones de alegría
de sueños
de esperanzas.
Cómo abrigar palomas con las manos
si el calor de la sangre
no es más que lágrimas.


Desde lejos…

Cuando extrañes mi voz y no la sientas,
cuando busques mi luz y no la encuentres,
recuérdame alegre, mi sonrisa
está siempre buscando tu mirada.

No importa donde estés, yo, desde lejos,
tendré mi corazón junto a tu alma.
No sufras por mi amor, porque me tienes,
debajo de tu piel por donde vayas.

**************************

Jugar con las palabras es examinar la forma en que funciona la mente, el reflejo de una partícula del mundo tal como la percibe la mente.
Paul Auster

**************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner