domingo, 6 de mayo de 2007

María Rosa León

Libertad incondicional

Mi tiempo de leer y de escribir
no es negociable ni transferible.

Ésa y no otra, es la razón
por la que sigo sola
en este arduo navegar
por el mar de la palabra.

De Musgo de silencio (Inédito - 2007)


Luz de escena

…………………………“Desde anoche se anuncia en mi osamenta
…………………………este golpe de lluvia resonando…”
…………………………Joaquín Giannuzzi


Extraño esa cosa mágica
de la luz de escena
y leer mis poemas
en la semipenumbra
de un café literario
o de una sencilla reunión
de trasnoche de los
amigos poetas trasnochados.

Y extraño, curiosamente,
la lluvia en Buenos Aires
y mis solitarias caminatas nocturnas
y la voz del silencio en mis oídos…

Extraño todo eso
desde mi plácida torre pueblerina.

De ¡Buenas noches, noche!, Leo Ediciones Artesanales (2005/2006)


Coartada imperfecta

En esta perfecta sucesión
de errores y fracasos
de mi imperfecto pasado,
de mi turbulenta historia personal,
apareciste como un perfecto
factor de cambio.

Pero nada cambió
y mi camino siguió
en un gatopardismo
aceptado y asumido.

Es que, quizás,
nada debía cambiar…

O tal vez nuestros tiempos
no estaban bien sincronizados
y nuestros espacios
no eran compatibles.

**************************************

Consentir que nos condecoren es reconocer al estado o al príncipe el derecho de juzgarnos, ilustrarnos, etc.
Charles Baudelaire (Extraído de LSD)

**************************************

4 comentarios:

  1. creo que si algo debe cambiar..


    Niños olvidados


    Escucho el corazón
    de los niños haciendo malabarismos,
    en un cruce de calle.
    Autos frente al semáforo,
    destino marcado por la crueldad.
    Tu lugar es la escuela,
    escuela de pizarrones y tizas,
    pero tu escuela es la calle.
    Calle sin calesitas,
    sin juegos ,ni amor
    sin protección,
    ni la mirada tierna
    que tus ojos necesitan.
    Realidad cubierta
    por fríos inviernos
    pies casi desnudos,
    manitos agitando los dedos.
    La pelotita se eleva
    y a veces esquiva se cae.
    ¡ Me duele verte así
    pajarillo indefenso..
    volando en un cielo
    inmenso y desconocido!
    Alitas débiles
    sin orientación.


    Stella Maris Taboro
    ww.arteletras.com.ar

    ResponderEliminar
  2. Algo debe cambiar....


    Niños olvidados


    Escucho el corazón
    de los niños haciendo malabarismos,
    en un cruce de calle.
    Autos frente al semáforo,
    destino marcado por la crueldad.
    Tu lugar es la escuela,
    escuela de pizarrones y tizas,
    pero tu escuela es la calle.
    Calle sin calesitas,
    sin juegos ,ni amor
    sin protección,
    ni la mirada tierna
    que tus ojos necesitan.
    Realidad cubierta
    por fríos inviernos
    pies casi desnudos,
    manitos agitando los dedos.
    La pelotita se eleva
    y a veces esquiva se cae.
    ¡ Me duele verte así
    pajarillo indefenso..
    volando en un cielo
    inmenso y desconocido!
    Alitas débiles
    sin orientación.

    ResponderEliminar
  3. Algo debe cambiar....


    Niños olvidados


    Escucho el corazón
    de los niños haciendo malabarismos,
    en un cruce de calle.
    Autos frente al semáforo,
    destino marcado por la crueldad.
    Tu lugar es la escuela,
    escuela de pizarrones y tizas,
    pero tu escuela es la calle.
    Calle sin calesitas,
    sin juegos ,ni amor
    sin protección,
    ni la mirada tierna
    que tus ojos necesitan.
    Realidad cubierta
    por fríos inviernos
    pies casi desnudos,
    manitos agitando los dedos.
    La pelotita se eleva
    y a veces esquiva se cae.
    ¡ Me duele verte así
    pajarillo indefenso..
    volando en un cielo
    inmenso y desconocido!
    Alitas débiles
    sin orientación.

    ResponderEliminar
  4. Qué poema. Qué realidad. Cuánto hay que hacer todavía.
    Víctor Hugo Tissera

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner