domingo, 4 de marzo de 2007

Marizel Estonllo

Pequeño blue del instante

Apenas puedo dejar de mirarlo.
Entonces leo “EL PARAÍSO PERDIDO”.

Él se prepara,
me recibe en sus brazos
a pleno silencio.

Alguien canta una canción de cuna.

Y luego me besa en las escaleras
y después
me lleva a su tristeza.

Alguien canta una canción de cuna.

De El enigma de un pájaro exiliado, Ed. La bohemia (2000)


Coraje

Dejar gritar los silencios
con los sueños que se sueñan
y sustraerse de las garras
si el tigre es la ferocidad.

Descorrer los velos
si las algas son plagas deteniendo los arrecifes de coral,
también la locura y el sufrimiento
pueden ser telarañas inconsistentes.

Algo aguarda después,
como un ojo abriéndose en el coraje del pensamiento.

Esa fuerza anida en las manos de su sombra.

De El enigma de un pájaro exiliado, Ed. La bohemia (2000)


Dimensión

La música de sus palabras
es lo que escucho
en el suave canto de sus besos dormidos.

Cerrar los ojos y escribir el poema
cuando su lengua recorre
las profundidades de mi asombro.

Desviste el tiempo atado a mi muñeca
desnuda el verano,
abre la instancia donde la travesía se vierte en placer

Y suaviza lo inmediato.

Detrás de la luna llena
descubre mi torso desnudo,
en ese espacio tan igual a su deseo.

Sabe del destino de sus dedos…
Y transforma mi piel en luz.

Del libro Estocada, Ediciones de las tres lagunas, Junín, Buenos Aires (2006)


***************************************

El verdadero artista lo es, no cabe duda, sin interrupción durante las veinticuatro horas de su vivir cotidiano; pero lo esencial y perdurable de sus éxitos se da en esos breves y raros momentos en que recibe el divino soplo de la imaginación.
Stefan Zweig

***************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner