domingo, 4 de marzo de 2007

Ana María Manceda

El aleteo de la mariposa

Creí que estaba en reposo
la nostalgia
pero en algún lugar del universo
aleteó una mariposa.

Como un río viajando por su cauce
la mente esculpida a cada instante
timonea emociones en la rutina.
El caos acecha transparente.
Lo simple se vuelve complejo
lo equilibrado comienza el desorden
lo invisible se presenta inexorable.
Uno lucha por encontrar la dulce
entropía.
Porque la nostalgia es perversa,
parásita, seductora.
Omnipresente, se mezcla con el flujo
de la sangre,
con el aire que inspiramos.
El bello paisaje se cubre de neblina
la música escuchada proviene desde
las sombras
y pinta las caras extrañas
que deambulan por las calles.
Entonces... El poema es incipiente
y el temido llanto asoma.

Creí que estaba en reposo la nostalgia
pero en algún lugar del universo
aleteó una mariposa.

De la Antología Arte en Tres Tiempos, Editorial Novelarte, Córdoba, 2006


Los ojos de los hijos sin hogar

La Injusticia se mueve ondulatoria
como alas de cuervos,
expectantes.
Las Leyes reposan inertes
o volátiles,
entre nieblas de indecisión y miedo.
La realidad golpea cruenta y trágica
en una región abrumada de riquezas
bastardeando la belleza de la vida.

Un hogar es el abrigo de la tierra
para el hombre.
Un hogar es la meta atávica
por la que mueren de fracasos las esperanzas.

Los ojos de los hijos sin hogar
tienen el color de la desesperanza
y la mirada volátil
de las leyes que reposan
inertes de indecisión y miedo.

Al negar a un solo grupo humano
negamos a toda la humanidad.
Aniquilamos la belleza de la vida.

Ser solidario no es hacer beneficencia.
Ser solidario eleva nuestro intelecto.
Ser solidario es brindar dignidad.
Quizás
logremos encender en los ojos de los hijos
sin hogar
la luz, la mágica y poderosa luz
que nos debemos.


****************************************

Si la gente no incurriera en faltas no sentiría tanto placer en señalar las ajenas.
La Rochefoucauld

****************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner